Basil Bernstein


Profesor emérito de la cátedra Karl Mannheim de Sociología de la Educación, en el Institute of Education de la Universidad de Londres, nació el 1 de noviembre de 1924 y murió el 24 de septiembre de 2000 tras una larga lucha contra el cáncer.


El profesor Bernstein fue uno de los principales sociólogos del mundo, cuya obra pionera desarrollada en los últimos cuarenta años nos hizo entender la relación entre la economía política, la familia, el lenguaje y la escuela. Aunque comprometido con la equidad y la justicia social, o, según sus propias palabras, con la tarea de “evitar el desperdicio del potencial de educación de la clase trabajadora” (1961b, pág. 308), su obra fue a menudo mal entendida y etiquetada erróneamente como teoría del “déficit cultural”. Nada es más inexacto. Criado en el este de Londres, en el seno de una familia de inmigrantes judíos, en su trayectoria se refleja su interés por conocer y suprimir las barreras existentes para alcanzar la movilidad social ascendente.


Tras servir como soldado de artillería en la Segunda Guerra Mundial sin tener la edad reglamentaria, trabajó en el Centro Stepney, un centro de acogida para niños judíos necesitados. Entró en la School of Economics de Londres, donde realizó diversos trabajos humildes y obtuvo la licenciatura en sociología. Completó su formación docente en el Kingsway Day College, y desde 1954 a 1960 se dedicó a la enseñanza de toda una serie de materias variadas, desde matemáticas a educación física, en el City Day College, en Shoreditch. En puro estilo goffmaniano, dio también clases de conducir y de reparación de motores, aunque él mismo no conducía, hecho que logró ocultar a sus alumnos. En 1960, empezó su trabajo universitario en el University College de Londres, donde hizo un doctorado en lingüística. Se incorporó entonces al Institute of Education, donde ejerció toda su carrera profesional, pasando de conferenciante principal a profesor adjunto y a catedrático en la cátedra Mannheim.


Durante su permanencia en el Institute fue también director del influyente Departamento de Investigación Sociológica en los decenios de 1960 y 1970 y Director de Investigación en el decenio de 1980. Continuó su fecunda obra como profesor emérito hasta su muerte. Junto a los muchos premios y doctorados honoris causa que obtuvo en vida, en agosto de 2001 recibió a título póstumo el premio Willard Waller de la Sección de Sociología de la Educación de la American Sociological Association por las aportaciones que hizo durante toda su vida a la sociología de la educación. Le sobreviven su viuda Marion, psicóloga, compañera de más de cuarenta años y sus dos hijos, Saul y Francis.

1 view0 comments

Recent Posts

See All